Retiros

Los retiros de la Escuela son la ocasión para la práctica intensiva desde que nos despertamos hasta que nos dormimos. La práctica se extiende a todas las actividades que se realizan a lo largo del día. Se alternan meditaciones sentados con meditaciones de pie o caminando. Se realizan actividades de atención al cuerpo, a los afectos y a los pensamientos.
Los retiros se realizan en un respetuoso silencio de palabra y gesto. El silencio prolongado es uno de los elementos más poderosos del retiro junto con la entrega al grupo. Hay un compromiso de presencia en todas las meditaciones y en el resto de las actividades que permite observar con claridad las formas en las que el ‘yo’ quiere controlar el proceso.
La experiencia de tantos años nos ha ayudado a construir un ambiente y una estructura de trabajo que facilitan la profundización y generan mucho beneficio a las personas que vienen a nuestros retiros.

Estructura
Un retiro de meditación vipassana es una práctica intensiva de atención consciente constante. Se medita durante las 24 horas del día intercalando periodos de práctica formal con periodos de atención al cuerpo, al comer y al realizar cualquier otra actividad.
Durante los periodos de práctica formal se alterna la meditación caminando con la meditación de pie y la meditación sentado.
El silencio es total. Habrá una charla diaria para dar instrucciones y la posibilidad de entrevistas personales de menos de 10 minutos sobre cuestiones directamente relacionadas con la práctica.
Los grupos son de menos de 20 personas lo que genera una complicidad en el grupo que proporciona mucha fuerza a los practicantes. La mayoría de las personas pertenecen a la sangha de baraka y son personas con mucha experiencia, lo que le da mucha consistencia al grupo.
Las condiciones son las ideales para una práctica de este tipo.

Alojamiento

El entorno es el adecuado para esta práctica. Un edificio funcional, moderno y bello en el que estaremos solo acompañados por una comunidad de cinco religiosas mayores de 80 años que nos dan de comer y nos cuidan. El entorno es tranquilo y de gran belleza natural.
la Casa de Oración «Haitzur» de las Monjas Mercedarias, ubicada en el pueblo de Egino, en la provincia de Alava. Es el pueblo más oriental de la llanada alavesa, cerrada en su extremo este entre las sierras de Altzania al norte y Entzia al sur, es el paso hacia la Sakana de navarra.

Dentro del precio del hospedaje entra el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda (con infusiones) y la cena.

Descansaremos en una habitación individual con baño y ducha. Posibilitando todavía más el recogimiento y el contacto con uno mismo y el entorno.

Y Dispondremos de un comedor espacioso donde seguir practicando la atención plena en relación con la comida . La comida es vegetariana en sus componentes, aunque cocinada a la manera tradicional de la región.